domingo, 5 de febrero de 2012

COMO NUEVO (4) EDIFICIO PUERTA DEL MAR

Desde que en 1934 se levantó el edificio situado en una de los chaflanes más fotografiados de la ciudad, ha ido cambiando de aspecto físico y de nombre. El actual es Puerta del mar, pero en su origen se cita como Edificio Galiana, aunque el permiso de derribo lo obtuvo D. Juan Ivars Font. Con proyecto de Miguel López González, se levantó esta moderna construcción de estructura de hormigón armado, a imagen y semejanza de los edificios Adriática y Reig, situados en la C/Teniente Coronel Chápuli 1 y 3, ángulo a la Rambla y la C/Bailén respectivamente. Como aquellos, la piel envolvente de la fachada, es continua, alternando las franjas horizontales de obra y persianas. Un par de tubos metálicos que recorría toda la longitud de la fachada hacía las veces de antepecho. La última planta, aunque siguiendo las mismas pautas, se retranqueaba hasta la lína de fachada y se coronaba con un pequeño ático.
Estado actual después de la rehabilitación


Fotografías del estado original de la construcción.
Casa en la entonces Plaza de Dicenta. Gentileza de Alfredo Campello.
En 1955 y por el mismo arquitecto, se realiza una elevación de 2 plantas, adelantando a fachada el retranqueo de la 8ª y desapareciendo el ático e introduciendo algunas novedades en el diseño del edificio: se eliminan los tubos de los antepechos y se coloca una cerrajería en zig-zag a la moda del momento, la última planta se edifica con retranqueo aunque las ventanas ya no siguen la horizontalidad de las inferiores. Por último, una pérgola calada lo remata. En esta ocasión la propietaria del edificio es la Caja de Ahorros del Sureste de España, que lo destina a Instituto Social de la Mujer, obra en colaboración con la Institución Javeriana.



Diversas vistas del edificio tras la ampliación de 1955.
Pero no es la única modificación. La última de momento, se realiza a principio de los años 90, con la venta a un particular del edificio que lo destina a viviendas. En esta ocasión, desaparecen los antepechos, la pérgola calada y se abren en la última planta a ambos lados, dos ojos de buey (quizás como un guiño a su primitivo arquitecto a quien tanto gustaban). Como guinda del proyecto, se construye en el ático una piscina y se le dota de una entrada de servicio por la C/San Telmo y...se le cambia el nombre.
Pero como todo, el tiempo va ensuciando y deteriorando los edificios y ayer mismo, se acabó de remozar y limpiar (lástima no le pasaran un trapito a las persianas) y así luce de bonito:


Antes y después de la fachada.


Ficha del catálogo en el nuevo PGOU y estado final.
Siempre intento que la música que adorna la entrada tenga alguna relación con la misma y en esta ocasión debo de reconocer que es un tanto rebuscada. Por una parte la Institución Javeriana presente en el edificio durante tantos años nos da la primera pista porque Javier significa "casa nueva" y Javi Cantero nos canta "Que chula es" así que ya tenemos 3 coincidencias: Javier, casa nueva y lo chula que ha quedado, jejeje.
Las fotos antiguas han sido extraídas del libro negro del Colegio de Arquitectos, de facebook de Santi Pardo y Sarah Mooring y de Alicante Vivo. Y gracias también a Jose D. Navarro.

10 comentarios:

  1. siii!! por fin encontraste la foto! :-)

    es una maravilla, más aún teniendo en cuenta cuándo se construyó y lo que se hacía en ese momento en la ciudad.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí: tanto buscarla y la tenía en los libros negros.

    ResponderEliminar
  3. Paso mucho por ese edificio y me traen muchos recuerdosde cuando iba a las Javerianas, fui alumna de secretariado y antes de eso, en la planta baja había una cafeteria y en el entresuelo una sala de juegos donde iban mis hermanas mayores los domingos por la tarde a jugar. También habian internas, recuerdo a una negrita que era hija de un consul o embajador que después puso una tienda de ropa

    ResponderEliminar
  4. Paso mucho por ese edificio y me traen muchos recuerdosde cuando iba a las Javerianas, fui alumna de secretariado y antes de eso, en la planta baja había una cafeteria y en el entresuelo una sala de juegos donde iban mis hermanas mayores los domingos por la tarde a jugar. También habian internas, recuerdo a una negrita que era hija de un consul o embajador que después puso una tienda de ropa

    ResponderEliminar
  5. Sí que es verdad, me acuerdo de la cafetería (bueno, yo en realidad recuerdo cocinas). Y recuerdo en especial unas bandejas de rebozaoooos superapetitosas. El caso es que cuando yo pasaba por ahí y estaban las ventanas abiertas, era en verano, después de estar 3 horas en la playa, camino de casa a las 2 de la tarde y com més fam que carracuca y claro: me hubiera tragado un vagón de esos rebozados (supongo que sería merluza, calamares o berenjenas).

    ResponderEliminar
  6. Me dejas, siempre, con un grato recuerdo en mi retina con tus bloguerías, EKK. Es un magnífico reportaje.
    La música, en este caso, cosa rara, no la había oído nunca. Tendré que esforzarme más.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  7. Pues Javi Cantero es ni más ni mens que hijo del ya desaparecido El Fary. Tuvo un par de éxitos hace unos años y (por lo menos yo) no he vuelto a saber nada de él, aunque he visto que tiene página web y todo. Gracias Enrique.

    ResponderEliminar
  8. Añadida una nueva foto del edificio en la entonces Plaza de Dicenta, facilitada gentilmente por Alfredo Campello.

    ResponderEliminar
  9. por cierto como curiosidad curiosa, las puertas de servicio que entran directamente a la cocina son curvadas, adecuandose al chaflan de servicio redondeado, en mi vida habia visto esas puertas tan extrañas

    ResponderEliminar
  10. Ahh, pues sí que es curioso, si aunque no es único el caso. En la casa de las cupulitas de la Explanada a la que se entra por la esquina de la C/San Fernando, también tiene 2 hojas curvas.

    ResponderEliminar

Si tienes que decir algo...escribe aquí y gracias por tus comentarios.