jueves, 25 de junio de 2015

TURISMO ALICANTINO EN 1957: FOLLETO A TODO COLOR (I)

Coincidiendo con la llegada del verano y como decían en aquella película (de cuya calidad no quiero acordarme y que sólo se veía salvada por la actuación tanto de Margot Cottens como de Maria Luisa Ponte, que por sí solas ya valían un Potosí…): El turismo es un gran invento” y como tal hemos tratado de aprovecharlo en Alicante, desde hace más de 100 años.
No voy a entrar en si el modelo turístico que se explota es el óptimo o no, simplemente es el que tenemos. Siempre se ha tenido claro de que las playas y el sol se han vendido muy bien a ciudadanos de otras latitudes que carecían de él. Pero está claro que todo se agota y hay que evolucionar, porque los medios de comunicación son cada vez más baratos, más rápidos y más económicos y lo que antes ofrecíamos nosotros a un precio competitivo, ahora (aunque algo más lejos), lo ofrecen otros.
En fin, ni quiero, ni sé, ni voy a hacer ningún análisis sobre el turismo ni su evolución, simplemente, os voy a presentar una pequeña joya que ha llegado a mí: Un folleto turístico de 1957, cuando aún el turismo de masas aún no era una realidad.
El folleto, es tanto un reflejo de las costumbres, como de la ciudad y de la forma de hacer las cosas de hace 58 años. Al ser bastante extenso, lo voy a hacer en dos partes, la primera sobre las páginas interiores y la segunda, estará formada por la portada y contraportada y el plano de la ciudad en el interior.
Puerto, con barca y señorita.
La Explanada en ese tramo, aún conserva la mayoría de edificios antiguos y a una escala no tan alta como la actual. El Club de Regatas, tiene aún el aire morisco que tanta fama le dio. Se hace mención a la situación de la ciudad, con unas coordenadas de longitud referentes al Meridiano de Madrid. Como vemos, estamos situados en la misma latitud del famoso paralelo 38 que separa las dos Coreas. Tabarca se menciona como una fantástica nave…
Playa del Postiguet.
El edificio Atalaya de Virgen del Socorro (el primero que aumentó desmesuradamente las alturas de Virgen del Socorro y propiedad del Conde de Casa Rojas), está sin concluir. Se hace mención a la antigüedad de la ciudad y las excavaciones del Tossal de Manises.
Parque de Canalejas y fuente del niño flautista.
Entre los monumentos, se hace mención a la Casa-prisión de Jose Antonio, Colegio Menor del frente de Juventudes y lugar de muerte del profeta de la Nueva España.
Puerto y Castillo de Santa Bárbara.
Se habla de los dos castillos, aún no se menciona el ascensor y en el caso del de San Fernando, se describe como con “frondosos pinares, bellos paseos, hipódromo…”.
Explanada y Club de Regatas.
Aún sin el pavimento de teselas de mármol. Se habla del barrio de Santa Cruz y de los de Vistahermosa y Ciudad Jardín “cuajados de chalets de recreo”. Las playas, concluyen el comentario.
Postiguet y Castillo de Santa Bárbara.
Curiosamente se habla de la plaza de la Reina Victoria y no de la de Calvo Sotelo. En el apartado de deportes, se mencionan los recintos de La Viña, Bardín, Montemar, Hipódromo , Puerto y el Frente de Juventudes.
Iglesia y plaza de Santa María.
Se observa que aún no había desaparecido la barandilla modernista de piedra artificial, que rodeaba a la plaza y bajaba por las antiguas escaleras de pendiente más suave que las existentes, hasta la C/Jorge Juan. Entre las actividades culturales, se menciona los Seminarios de las F.E.T. y de las J.O.N.S.
Luceros y Alfonso el Sabio.
Turno de las muchas fiestas y de la gastronomía provincial, entre ellos el ALLIOLI, a la que se califica como “salsa fuerte para el aliño de pescados y carnes asadas”.
Calles Villavieja y Viriato.
Excursiones a varios puntos de la provincia, entre ellos a Denia, con una imponente pinada en La Granadella, “semejante a las pintorescas calas mallorquinas”.
Parque de Canalejas y Colegio Jesús y María.
En su lugar, hoy está el Edificio Alicante y con el Aula de Cultura y Biblioteca de la CAM. Texto dedicado a las comunicaciones, curiosamente sorprendentes en todos los casos, incluso teníamos, micro-taxis y gran turismo y una línea marítima con Fernando Poo (entre otras)…


Mi agradecimiento a Mª del Carmen Herencia Álvarez y a Carles Vela, gracias a los cuales he tenido acceso a este singular documento.
Y para acompañar, una canción que aunque parezca mentira, fue un éxito en 1957, una cancioncilla un tanto cursi llamada "Una casita en Canadá" en la vocecita de Elder Barber, una argentina que tuvo el honor de inaugurar la sala de fiestas Albany (situada en los bajos del Casino,en la Explanada) en 1959 y que se consideró una ventana a la "modernidad internacional"en aquellos años...


13 comentarios:

  1. Para degustar, me llama la atención la de cosas que se podían hacer y aún se pueden hacer, las excursiones, museos, iglésias, playa, playa, más playa, y el arroz, nada de paella, arroz con pata, con costra, etc...Gracias por compartirlo. Un saludo y feliz verano. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaay arroz con pataaa (de esos que luego no podías decir Pepe) que hambree. Gracias a ti,igualmente, un saludo.

      Eliminar
  2. Eres la bomba, Alacantí ... tu amor por Alicante merecería recompensa. De momento toma mi abrazo sincero, para mi tu página es como una ventana necesaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a ver si alguien me regala un jamón jajaja.. Muchas gracias Enrique ,lo mismo digo.

      Eliminar
  3. Dios mío, veo el momento en el que la plaza de los Luceros tenía en su ADN ser una de las plazas más bonitas de Europa, con ese perspectiva limpia del castillo, y su volumetría ordenada. Hoy es lo que desgraciadamente es. Una cosa del montón, como esta ciudad que ha tirado todo su potencial a la basura y podría estar donde está o el el centro de la tundra siberiana.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo habla con voz de sabio. ¡Que pena más grande!.

    Eusebiet d´Alacant

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es hija nuestraa! qué podemos hacer ahora?

      Eliminar
  5. Me chifla y espero la 2ª parte, qué fotos a cual mejor, éste era mi turismo y no de los 50 sino de los 80, mañanita en la playa de Benidorm, comida en Guadalest y vuelta a Benidorm al Europa Park, fíjate que nos daba tiempo a las tres cosas, ahora no, ahora hay que ir (obligatoriamente) al terra mítica en plan yanky, pasar calor, colas y gastar euros. ¿Cómo es posible? con los coches y carreteras de entonces nos daba tiempo a todo, que nostalgia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, no conozco tu caso,pero el tener unos cuantos años menos, también hace mucho. Ahora todo es cuesta arriba ¿a que si?

      Eliminar
    2. Jeje, pues también, y las prisas de ahora que antes iba todo más relajado, todo suma. Saludos.

      Eliminar
  6. Siempre dándonos lecciones, alacantí, con folletos turísticos y todo, tu blog es un placer que disfruto en este domingo caluroso. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No,no,no pretendo dar lecciones a nadie. Solo enseño cosas curiosas, unas mías y otras como en este caso que me cedió la madre de un buen amigo. Me alegra mucho que te guste y que comentes. Saludos.

      Eliminar

Si tienes que decir algo...escribe aquí y gracias por tus comentarios.