miércoles, 15 de febrero de 2017

EL POLVORÍN DE LOS INGLESES O BÓVEDAS DEL RAVAL ROIG

Se llaman así porque fueron utilizadas por los ingleses para almacenar la pólvora durante la Guerra de Sucesión cuando aquellos tomaron el Castillo de Alicante.
Sobre las referencias de las bóvedas, las encontramos en dos planos. El más antiguo es del año 1656, de Juan Bautista Palavicino, donde se representa el recinto de la Ciudad de Alicante a mediados del siglo XVII, está en el Archivo de la Corona de Aragón (Legajo 556, 12/63-67). En este plano, se indica con el número 12 las "Casas donde se ha puesto la pólvora" que evidentemente se corresponde con el lugar que ocupan hoy este conjunto de bóvedas. El otro plano es de 1709, con el título ¿Plan of the city and castle of Alicant¿, más bien conocido como el plano de los ingleses, también recoge la
ubicación de estas bóvedas en el mismo lugar donde se sitúan las bóvedas del plano de 1656, en este caso durante la época en la que los ingleses tomaron el castillo de Alicante durante la Guerra de Sucesión Española.
Con estos datos se considera que las bóvedas ya existían al menos antes de 1656, siendo situadas cronológicamente por lo tanto en la primera mitad del siglo XVII. A comienzos del siglo XVIII, también estuvieron en uso según muestra el plano de los ingleses. En la actualidad siendo propiedad de varios dueños, precisamente pudieron ser documentadas gracias al aviso de unos de estos propietarios, el cual comprobó que las bóvedas eran de sillería y estaban recubiertas con yeso.
(Texto extraído de la ficha del catálogo que podéis ver completa en las imágenes que hay a continuación).
Están situadas en la C/Madrid 3 al 13 aunque alguna de ellas se extiende bajo la C/Virgen del Socorro.
Interior de una de las Bóvedas gentileza de Óscar Llopis Barragán. Al parecer estuvieron habitadas hasta los años 70 y con una planta con varias viviendas sobre ellas a las que se accedía por la C/Virgen del Socorro, pero debido a su mal estado de demolieron hace más de  30 años.


Y hace unas semanas, se ha puesto a la venta una de ellas, según se desprende de la captura de la página de la agencia inmobiliaria correspondiente. En dicha agencia se enuncia que se pueden levantar dos plantas más "con aprobado del Ayuntamiento". Seguramente deben de referirse al "APA 2 Arrabal Roig" de donde se ha extraído el plano de alturas que hay sobre estas líneas. No obstante, estas Bóvedas, se encuentran como BIC dentro del Catálogo en su ficha C-601 que reproduzco íntegramente a continuación.



Ficha C601 del Catálogo de Protecciones Versión Modificada.


En las tres imágenes anteriores, se ve como la edificación colindante que hacía esquina entre Virgen del Socorro y la Plaza de Topete ha desaparecido y ya se puede contemplar la cubierta de las Bóvedas y su linde con el solar del edificio derribado. La tapia con pintura exterior de color marrón, es el linde superior con la C/Virgen del Socorro.

Vista sin coches aparcados ni materiales de construcción de la fachada de las Bóvedas, gentileza de Óscar Llopis Barragán.
Pues para ponerle música al asunto, hablamos de ingleses y de pólvora aunque no exactamente (porque él es galés y no es pólvora sino bomba) tenemos al gran Tom Jones, cantándonos su "Sex bomb".




viernes, 10 de febrero de 2017

"LA DIVINA PROVIDENCIA" DE GASTÓN CASTELLÓ

Se trata de un óleo sobre lienzo de grandes dimensiones que nuestro querido y admirado Gastón Castelló pintó en 1956. La foto que  os presento está hecha hace muchos años (pues igual unos 9 o 10) en la Basílica de Santa María. ¿Y porqué la saco ahora? pues porque casualmente el otro día mi amiga Araceli Martínez Pineda puso en su muro de facebook dos fotos que reproduzco bajo (gracias Araceli) y gracias a las cuales me entero del nombre del cuadro y de que tiene que ver algo con la CAM de lo que no pongo nada más porque no sé nada más.
Sobran las sillas, ya lo sé, pero...estaban ahí.

Parte del cuadro y parte de la preciosa sacristía oculta a la vista del público pero que si el resto de la iglesia es bonita, ésto, lo es aún más.
La relación con la Caja de Ahorros del Mediterráneo.




domingo, 5 de febrero de 2017

¡Y HAN QUITADO CABLES!

Es la buena noticia sin tener que serlo, porque semejante enjambre de cables de todas clases no deberían de estar visibles y es que las diversas compañías e instalaciones (teléfonos, fibra óptica, alumbrado público y privado, cables propios de los edificios, de luminosos, etc,etc...) no deberían de estar a la vista. Pero la despreocupación del Ayuntamiento ha sido constante, se ha tenido manga ancha para todo y cada uno ha hecho lo que ha querido y lo más barato para sus bolsillos y cuentas de resultados. Y todo ha empeorado con el paso de los años, las construcciones han ido densificando la trama urbana y los nuevos servicios han ido aumentando y con ellos los cables de todas clases. Las leyes otorgan determinados derechos de paso por fachadas pero no de acometidas eléctricas a edificios enteros ni a nuevas instalaciones de teléfono que tienen que ser subterránea según el PGOU, pero ya veis.
El caso es que cuando la situación se invierte, se convierte en una buena noticia. En este caso se trata de 3 actuaciones en el casco antiguo, pero ésto, debería de hacerse en toda la ciudad. Y vamos a verlo en imágenes (que valen mucho más que mil palabras):



Palau del Portalet en la C/Labradores 15 esquina con Santo Tomás. Diversas fases de rehabilitación y de desaparición de los atroces cables que "decoraban" su fachada.

Seguimos con Labradores 15: antes y después.

C/Toledo 20 y Pere Sebastià 7.

C/Toledo 45-Pza del Marqués de Cagalaolla. Aún quedan, pero no es lo mismo.
Pero no todo ha sido bueno, en muchos otros sitios, los cables han ido aumentando en general por la instalación de la fibra óptica de Telefónica que ha duplicado sus instalaciones en las fachadas y las ha sembrado además de cajas de registros nuevas, mucho más grandes que las anteriores. No es el caso de las dos fotos siguientes donde creo que la que ha aumentado ha sido Iberdrola...


C/San Roque 30.
Y para amenizar tanto cableo, qué mejor que la Electric Light Orchestra con su Telephone Line...




miércoles, 1 de febrero de 2017

LA PALMERA AMIGA...QUE DESAPARECIÓ.

Situada en un patio de un edificio de la C/Sevilla era visible desde toda la plaza de La Pipa y la C/Adolfo Blanch, justo en el camino que uso en el 70% de los casos para bajar al centro andando desde mi casa. Y siempre me sorprendía lo alta y preciosa que estaba, siempre con buena salud, intentando superar a las 6 plantas del edificio contiguo y poniendo el toque insuperable de belleza en un rincón nada afortunado por ser medianeras que habían quedado al descubierto cuando el Ayuntamiento, decidió desmontar "la serreta" primero y luego expropiar el terreno a la Fábrica de tabacos y a otros propietarios, para hacer la hoy Plaza de La Pipa.
Y he aquí que un buen día, de la noche a la mañana paso y ya no me saluda, no se cimbrea cuando sopla el viento. Ya no estaba a pesar de que hacía poco que la habían podado y gozaba de una salud impecable. Y no pasa nada. Y lo digo porque a mi entender, esa palmera era monumental (le calculo unos 17 m de alta), porque para las de su especie se considera que al superar los 12 m de estípite (tronco) ya lo son y no se pueden talar ni trasplantar (si es que no ha cambiado la cosa) pero...no hay nadie que vigile, ni el Ayuntamiento ni la Generalitat (que es la que promulgó dicha Ley) y tienen que hacerlo, sea el árbol público o privado. Éste es el ejemplo más reciente, pero hay muchos otros, no es el único. Ya lo veremos en otro artículo. De momento, sirvan estas fotos para despedirme de ella, ya no la veré cuando baje la costereta, solo me quedará la otra palmera, la "gemela" de la Fábrica y también, como no el ficus de la misma plaza., pero sin dudarlo seguiré mirando hacia ese rincón todas las veces, no lo podré evitar.


La palmera en 2010.
 Estamos en 2014.
 Los 3 "amigos": las dos palmeras y el ficus.
En 2015.

Octubre 2016 y en la actualidad.

Imágenes de José García Sellés de "Contemos como pasó"
El rincón sin su precioso ejemplar. Y las medianeras con las ventanas que les ha dado la gana abrir y el Ayuntamiento no hizo nada.
Y una canción triste pero y-yé para acompañar, la canta una de las mejores voces que hemos tenido: Massiel que nos canta la composición de la propia Massiel y de la otrora famosa Mariní Callejo "Él era mi amigo" y el vídeo está sacado de la película "Codo con codo".



miércoles, 25 de enero de 2017

LAS PINTURAS DE MANUEL BAEZA EN EL RESTAURANTE EL POSTIGUET

A mediados de los 50 del pasado siglo, nuestra ciudad ya iba siendo muy visitada y por eso nuestro Ayuntamiento construyó unos pabellones de baño en la playa de El Postiguet (bueno, en la Albufereta también, pero no tan grandes) que tenían su utilidad en esos años donde estaba prohibido ir en bañador o con vestidos "demasiados ligeros" por la calle. Así que uno salía de su casa vestido "decentemente" llegaba al pabellón correspondiente (lo había para hombres, mujeres y familiares) se cambiaba, se ponía el "Mayba" y dejaba la ropa en una taquilla o cabina y después de rebozarse por la arena y bañarse, el camino inverso: ducha y otra vez elegante para volver a casa. Esa era la teoría, pero yo creo que salvo la gente que viniera de lejos a pasar el día, pocos alicantinos lo usaban a diario. Te ibas lleno de arena y ya te duchabas en tu casa. 
Y en el pabellón central estaba el bar-restaurante con sus apetitosas comidas y tapas que olían a gloria y esas gaseosas heladas tan deseadas después de quemarte al sol mediterráneo. Y este bar estaba decorado con cinco pinturas de Manuel Baeza por el que el Ayuntamiento le pagó en 1956 la nada desdeñable cantidad de 25.000 pts y allí estuvieron llenándose de grasa hasta que derribaron esos pabellones para construir otros. Ignoro si los paneles se volvieron a poner en el nuevo bar, pero mucho lo dudo porque ya no era un restaurante amplio, sino más bien un kiosco grande. El caso es que esos paneles, se desmontaron y estuvieron olvidados varias décadas hasta que se encontraron en la sala de máquinas de la C/Portugal, cuando éstas se rehabilitaron y fueron guardadas hasta que la Concejalía de Cultura y Patrimonio, llegó a un acuerdo con el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración para su recuperación. Y en ello están.
Según el artículo aparecido en el Diario Información en noviembre pasado: "La técnico municipal Luisa Biosca incide en el deterioro de los paneles: «Estaban llenos de grasa, el soporte estaba muy desecho y las esquinas presentaban un estado lamentable».
Los murales, de grandes dimensiones, alrededor de dos metros de largo por 2,5 de ancho, viajaron a finales de verano a Valencia y los trabajos de restauración en el Instituto se alargarán por espacio de un año. El concejal de Cultura, Daniel Simón, explicó que es «muy positiva» esta colaboración con el Consell, a la que no estábamos acostumbrados y que favorece que el patrimonio de la ciudad se pueda recuperar"
 Momento en que se procede al desembalaje de los paneles.

El terrible estado de conservación, después de décadas almacenados y olvidados.

Pabellones de baño de Miguel López que estuvieron en servicio hasta  el año 1969 (aprox) en que fueron sustituidos por los 3 edificios en blanco y azul y elevados sobre una planta diáfana.


Toda la burocracia necesaria para efectuar el abono de las 25.000 pts por las "cinco pinturas sobre tabla": el arquitecto municipal Miguel López, la Comisión de Fomento (Francisco Muñoz Llorens) el interventor y el secretario José García Sellés y hasta el alcalde Agatángelo Soler llorca,  tuvieron que firmar para que Manuel Baeza cobrara. Archivo Municipal de Alicante.
Y ahora os presento unas capturas de un pequeño vídeo que la "Subdirección General del Institut Valencià de Conservació i Restauració" tiene en su perfil de Facebook, de donde proceden también las fotos de los paneles. Limpieza concienzuda con gel y como se puede observar, la suciedad y la grasa "amarronan" las pinturas.






La playa abarrotada y el restaurante Postiguet con sus toldos cobijando una multitud de mesas. A ambos lados de la entrada unas escaleras conducían a la terraza que también se usaba como pista de baile por la noche. E incluso tuvo un tablao flamenco (El Tronío, arsaa) entre farolillos de mimbres.
Y además de los turistas que empezaban a venir, la invasión musical melódica provenía de Francia y sobre todo de Italia y en ese año, en 1956, se cantaba el "Guarda che luna" exitazo de Marino Marine aunque seguro que en castellano la cantaron muchos, muchos...

Por último recordar que en ese restaurante, había también un "ASOMBROSO SCOPITONE"
Mis agradecimientos a L. a J.A. Sala Pascual y al AMA por sus aportaciones.