lunes, 12 de enero de 2015

COMO NUEVA 48: LA MAISON LAMAIGNÈRE*

*Es decir: lo que popularmente hemos dicho toda la vida "La Casa Lamanier" que es un precioso edificio en plena Explanada y proyectado por D. Juan Vidal Ramos en 1918 para D. José Lamaignere Rodes que siendo alicantino, procedía de un linaje francés que llegó a Alicante en el siglo XVIII, aunque él nació aquí en 1886. Exitoso consignatario de buques, agencia de Aduanas y tránsitos y muchos otros negocios, entre ellos la conocida agencia de viajes Hispania y con sucursales en numerosas ciudades, así como presente en numerosas entidades de la ciudad, compró uno de los solares resultantes del derribo del mercado de la Puerta del Mar, levantando esta casa para viviendas de alquiler, así como planta baja y entresuelo para comercios y sus oficinas y que a pesar de las desafortunadas reformas y aumentos de pisos que sus propietarios han ido efectuando con el tiempo, aun conserva su prestancia aunque un poco ensombrecida por su vecina más opulenta: la Casa Carbonell a la que le une la famosa leyenda urbana que no voy a repetir por ser de sobra conocida.
Casi centenaria, es inevitable que tenga que ser reparada de vez en cuando y la última vez ha sido en este pasado 2014 y os lo cuento en las fotos...
El proyecto original de 1918. Juan Vidal Ramos. AMA.
La foto más reciente. Como se puede apreciar, la parte superior es distinta a la proyectada y eso se debe a los sucesivos aumentos de pisos en 1947 y 1957 con la desaparición del remate y la esbelta cúpula.

La Casa en construcción.
Plano de distribución de viviendas. AMA.
 Anuncio inmobiliario de la Casa Carbonell.
La Chaco (Alicante-Madrid) junto a las oficinas de J.yA. Lamaignere. Mirad el letrero donde pone las ciudades con sucursales.
La rehabilitación anterior: en 2010. Es un no parar.




Las fases de la  rehabilitación de 2014.
Además de los aumentos de piso y consiguiente desmoche de los remates, en los años 60 se eliminó la carpintería de madera de toda la fachada, cegando parte de los huecos y sustituyéndola por una de alumino anodizado y persianas en la mayoría de las aberturas. El llenado parcial de huecos está pintado de otro color, se puede observar perfectamente.
Y para amenizar el post, os traigo "La Mer" famosa y versionada (se dice que hay más de 400 versiones) canción del cantante y compositor francés Charles Trenet.
Y la versión de mi admirado Ray Conniff






20 comentarios:

  1. Como siempre darte las gracias por tu trabajo. Yo a lo mio, los recuerdos familiares. Mi tío Arturo trabajaba en Lamaignere. Era administrativo. Tengo fotos de él con sus compañeros en un viaje por la provincia. Era la época de los empresarios paternalistas. Esta empresa cuidaba a sus empleados dándoles algunos regalos u organizando actividades de tipo turístico y cultural. Lamagniere no era solo una empresa consignataria. Lo dicen muy bien. También tenia tranvías. En un día de fiesta, creo que Santa Faz, necesitó personal y pidieron a algunos de los empleados que trabajaran de cobradores. Arturo estaba en el segundo piso del tranvía. Hubo un choque y volcó. Arturo se golpeó en el pecho y falleció de tuberculosis meses después. Era la enfermedad de la época. A sus dieciocho años era colaborador de varios diarios alicantinos. Lamagniere fue un prohombre del Alicante antiguo. La Mer era una de las canciones preferidas de mi padre y también mías. Charles Trenet un gran cantante con una gran comicidad. Falleció no hace muchos años. Repito, gran articulo y gran canción.
    Eusebiet d´Alacant.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste historia la de tu tio Arturo y estupendo relato que espero con avidez (y por lo que sé varios lectores). Pues ahora se mira con nostalgia la figura de esos empresarios, que supongo que además de sus luces, tendrían sus sombras, pero por lo menos eran considerados. Muchas gracias a ti.

      Eliminar
    2. Ya sabes Paco. En los años veinte la tuberculosis se cebaba en las ciudades por la falta de higiene actual y la de medicamentos apropiados. ¡Gracias Fleming!. En esta ciudad tenemos un gran número de empresarios y profesionales que hicieron mucho por la ciudad. Precisamente nuestro puerto os dio la posibilidad de acceder a la cultura sin el muro de los conventos. Todo libro debía pasar la censura eclesiastica....pero el puerto era un coladero de materia escrita. Aquellos que supieron emplearla llegaron muy lejos y así mientras unos seguían con viejos dogmas, otros se preparaban para competir en un mondo cambiante. Además en nuestra ciudad tuvieron recalo personajes de apellidos poco hispanos que nos han dado gran parte de nuestra historia. Maisonnave, por ejemplo. Pritz. Los Lamaigniere. Recordemos la patente de corso que poseía esta familia con la que podían recuperar pecios en la bahía alicantina. El Tiflis por ejemplo.
      Eusebiet d´Alacant

      Eliminar
  2. Magnífico artículo Paco (siempre digo lo mismo pero es que todos son igual de buenos, leche). Gracias por enseñar a los que no sabemos :-)

    PD. Ya había horteras en los años cuarenta y cincuenta, por que las modificaciones son de paliza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vicente, nunca me canso de leerlo jajaja.

      Eliminar
  3. Para degustar, veo que se cambiaron los balcones de piedra por hierro o lo que sea, y las sucesivas ampliaciones hicieron desaparecer la cúpula o tal vez aprovecharla para un balcón. Esa fachada mirando al mar y que pocas veces la valoramos, si no hubieramos cambiado el paseo por la explanada por el derroche de tarjetas de crédito en mastodontes de centros comerciales...pero esa es otra historia. Una vez más un trabajo excelente y unos apuntes igual de buenos, alacantins de profit.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a pesar de los intentos, la Explanada sigue siendo eso: la Explanada, inigualable. Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Me encanta, como siempre. El tal José Lamaignère tenía una finca en Sant Joan denominada El Troset. Poco a poco se fue vendiendo todo hasta que en los 80 se derribó la finca y se levantó el residencial Las Jacarandas. Creo tener una foto de la finca. Precisamente en esa zona de Sant Joan tiene una calle a su nombre. Su hermano se llamaba (A)lfredo.

    Respecto a la modificación de la casa, al menos se hizo con algo de tacto. No mucho, pero algo sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque con pena, me encanta leerte sobre las antiguas fincas hoy casi totalmente desaparecidas. Pues no, tacto no mucho, no sé, aparte del desmoche es que las ventanas del piso superior son demasiado grandes.

      Eliminar
  5. LO NORMAL ES ESTAR ENAMORADO DE ALICANTE, pero en mi caso lo estoy, especialmente por esos dos edificios, Alacantí. Cada vez que paso ante ellos hago mis fotos, y mi mujer me pregunta ... ¿Pero cuantas fotos le has hecho a esos edificios, no las tienes, ya? - Y es que no puedo evitarlo.
    La música, ambas versiones de La mer son expléndidas, un diez. Mi padre era gran amante de la música de Ray Conniff y mi Madre del Trenet. Raro era el domingo que no me tocaba oírme las dos. Bellos recuerdos, amigo. Feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apoyo la moción. A pesar de todo es normal y fácil el estar enamorado de Alicante. No es la millor terra del mon. No. Paro a mi me gusta. Odio pasear por ella pues encuentro barbaridades por doquier. Y sin embargo no dejo de volverme a enamorar cuando visito la Plaza de Correos, miro la bahía, o el horizonte con sus montañas. Imagino lo que pudo haber sido y no fue....o lo que ha sido y ya no es. Sonrió cuando miro el Gran Sol con sus dos paredes medieras, que dice mi hermano. Hay muchos motivos para querer esta ciudad, pero también hay para odiar a muchos que se han dicho alicantinos y no son de profit, como Paco. Ese si lo es.
      Eusebiet d´Alacant.

      Eliminar
    2. Oooleeee, un abrazo para los dos.

      Eliminar
    3. Apoyo la moción y la emoción de tu comentario, Eusebiet.
      Un abrazo ... a los dos.

      Eliminar
  6. ¡¡Chapeau!! por el artículo y los comentarios, las fotos antiguas son una delicia y los planos y dibujos igual, he leído que fue el primer edificio con ascensor mientras en Europa seguía la gran guerra, esa fachada frente al mar de esos edificios merecería ser la imagen de esta ciudad sin desmerecer al Castillo de Sta Bárbara, seguiremos disfrutándola y sacando fotos como bien dicen aquí, incluido el alacantí que creo deja ver su fervor poniendo dos versiones de la misma canción, gracias por esta joya. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci beaucoup! pues por lo visto la "Casa del ascensor" fue la primera que lo tuvo, en la Rambla esquina al Portal de Elche. Jeje, bueno es una canción bonita. Saludos.

      Eliminar
  7. Da un poco de lástima ver estos edificios y pensar en los que se han derribado, desde el teatro monumental hasta las mansiones de Benalua sin olvidar esas casas campestres que nombra Alfredo, es verdad que necesita mantenimiento por fuera y por dentro pero son edificios que dan categoría a la ciudad aunque pasen desapercibidos para la mayoría. Enhorabuena por mostrarlos y agradecido por disfrutarlo. Un saludo.César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la Explanada concretamente tenía muchos muy bonitos La pena es que eran demasiado bajos y por lo tanto con pocos inquilinos, lo que se traduce en que fue fácil llegar a un acuerdo con ellos para derribar...

      Eliminar
  8. Esta mañana, día de nombramientos municipales, he pasado por la puerta del edificio Lamagniere. He fotografiado los restos de las torres de Monserrate. ¿Nadie sabia que estaban ahí?. Se han hecho sucesivas reparaciones del suelo del Paseo de los Mártires y alrededores....y no se había hecho nada. En esta ciudad siempre llegamos tarde. Comprendo el afán por modernizar la Ciudad, pero no el que para hacerlo se destrocen estructuras como las Torres de la Puerta del Mar u otras puertas o lienzos de murallas. A veces, en mi mente calenturienta, sueño con un Alicante-Avila. Es decir con una ciudad marítima con murallas. Luego despierto y veo que las que quedan están abandonadas. Ser alicantino duele. Amigo Alacanti-Paco, perdona mi carácter. Pero es que después de las fotos de los restos del torreón me he ido a fotografiar otras cosas y he pasado ante la casa de Alberola, para mi "la casa del abuelo". En realidad la del bisabuelo Eusebio Oca Ayala, teniente coronel de carabineros. Al verla partida en dos me ha entrado la depre.

    Eusebiet d´Alacant.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por l o menos la ubicación si que se sabía, se tienen localizados todas las situaciones de las murallas defensiva y de refugios Otra cosa es que la estar bajo capas de tierra, se sepa exactamente lo que queda. En la Rambla, al hacer el canal de las inundaciones se descubrió otro trozo que ha quedado tapado pero documentado.
      Ese mismo pensamiento de que se debían haber conservado las murallas, lo he tenido yo siempre. Y hasta un día tuve un cambio de pareceres son un gran amigo y al final lo convencí de que a ciudad hubiera sido de otra forma, eso está claro, pero igualmente habitable. No hay nada que perdonar, ya sabes que tus comentarios se agradecen y mucho. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Lo normal es admirar esta fachada cuando alguien pase entre ella y el mar. También pienso en el trabajo del herrero y me extraña que haya desaparecido este oficio en la arquitectura prácticamente por completo...incluso en las pequeñas cosas que se venden en los grandes almacenes de España (en Alemania se puede encontrar un rallador de tomate con facilidad).

    ResponderEliminar

Si tienes que decir algo...escribe aquí y gracias por tus comentarios.