miércoles, 11 de junio de 2014

LO QUE HAY DETRÁS DE LAS HOGUERAS

Faltan muy pocos días para entrar de lleno en nuestras fiestas, las que hemos vivido desde  siempre, con sus pros y sus contras, pero no voy a hablar de eso, sino de uno de los papeles de les Fogueres en la vida de nuestro Alicante y es el de ser fiel y extraordinario documentalista de los cambios urbanos a lo largo de estos 86 años y a través de las fotos de lo más esencial de la Festa: los monumentos. Y claro, cuando se le hacia una foto a una hoguera ella era la protagonista, pero ¿qué encontrábamos detrás? pues muchas cosas, un variado paisaje que solo en unas fiestas como éstas es posible encontrar, porque no se trata únicamente del centro o del real de la feria, sino que es una fiesta repartida por todos los barrios, muy dispersa geográficamente, lo que hace que podamos ver la evolución del paisaje que nos rodea de casi toda la ciudad, una labor extraordinariamente valiosa que pretendo destacar con este artículo y unas cuantas y maravillosas fotos a todo color.
Alfonso el Sabio 1971. "Un siglo de veraneo", Agustín Pantoja. Como fondo de la foto, vemos, el Riscal en obras, después de haber estado varios años en estructura por problemas de licencia, por fin se estaban haciendo los cerramientos. En la misma manzana, la Casa Gómis, del Paseo de Soto 13, desaparecida en 1974 y muy parecida a la que actualmente existe en Alfonso El Sabio/Constitución (ambos dueños eran familiares y las dos obra de D.Juan Vidal Ramos).
Benalúa, 1966. "El progreso es todo eso", 1er premio especial. De Remigio Soler.
Benalúa 1971. "Las cuatro estaciones y algún apeadero", de Ramón Marco. 1er premio especial. De estas fotos no hace falta hacer ningún comentario. Aquellos palacetes que salpicaban el barrio de Benalúa, han desaparecido. En el caso que nos ocupa, vemos lo que había en la esquina de Pardo Gimeno y Arquitecto Guardiola. No hace falta decir más.
Benito Pérez Galdos 1971. "Crecimiento inarmónico", de Agustín Pantoja. 3er premio 1ª categoría. La esquina de Benito Pérez Galdós con Maestro Gaztambide aún conservaba los edificios de los años 20 que tanto carácter daban al barrio. A la izquierda asoma un alero de la casa donde estaban los "Viajes Haro".
Carolinas Bajas 1966, de Francisco Granja. "Ramillete de Flores". La popular plaza de Les Palmeretes (Castellón oficialmente), pues eso, con sus palmeretes y con un par de edificios que han sido sustituidos por otros más altos.
San Antón Alto 1968, de Juan Capella. "Cuarenta años de hogueras", 2º premio 2ª categoría. Cruce de las calles San Carlos y Valencia, donde tradicionalmente plantó este distrito hasta que cambiaron de ubicación a la plaza del Hospital Viejo. Las dos esquinas del fondo ya no existen.

 Mercado Central 1968. Agustín Pantoja. "Y en la tierra, que?" Alfonso el sabio esquina Capitán Segarra y a la izquierda un trozo de la fachada del "Monumental Salón Moderno" cine con una preciosa fachada y un gran aforo que desapareció en 1975 y siendo sustituido por viviendas y otro cine más pequeño que también ha desaparecido.
Mercado Central 1971, "Turismo en la historia" de Víctor López, 2º premio de categoría especial. Vemos de fondo el Edificio Bergé que hacía esquina con la C/Calderón.

Portuarios Pla del Bon Repós, 1971, de Francisco Almiñana, "Menú desde Adán y Eva". Las casitas de los sindicatos que ocupaban tres grupos, ya han sido otorgadas en escritura a sus propietarios y rápidamente fueron vendidas para edificar edificios 5 veces más altos. Plaza de Estella, al fondo las calles Haroldo Parres e Ingeniero Canales.
Pozo-Díaz Moreu, 1970, de Agustín Pantoja. "La juventud", mención honorífica 2ª categoría. Cruce de las calles Pozo y Empecinado. La casa de la izquierda no existe, las otras si (aunque la de planta baja está modificada).
Rambla de Méndez Núñez en 1968 con "Mundo loco" y en 1969 con "El agua" obras ambas de Agustín Pantoja. En las fotos vemos muchas cosas: desde la parte trasera de la calle Zaragoza que se derribó para completar el solar y edificar el actual Edificio Manero (justo donde estaba la polémica Casa Manero que tanto costó derribar y expropiar para abrir la Rambla hacia el norte), hasta la propia Torre Provincial (hoy PROP) con su cafetería San Remo, las oficnas de la C.A.P.A. y los luminosos anunciantes de las principales compañías que tenían allí su sede alicantina.
Cada foto de cada hoguera hecha durante estos 86 años, nos da una valiosa y como he dicho antes dispersa geográficamente, información sobre el paisaje urbano, pero había que elegir unas pocas y éstas han sido las que he traído aquí.
Los originales son de Josep Alcañiz y fueron expuestos (junto con muchas más) en una magnífica exposición que la Foguera Gran Vía-Garbinet hizo de estas fotos irrepetibles, con el nombre "Fogueres en el record (1963-1979)" en el Centro Municipal de las Artes durante los meses de marzo y abril de 2012.
Los datos de las hogueras representadas han sido facilitados por Christian Martínez Rodríguez excepto la del Mercado Central que lo hizo Armando Parodi. Los datos de las de la Rambla son de ambos a quienes agradezco su gentileza.
Y la música... pues mi preferida: "La festa del poble"

29 comentarios:

  1. Maravilloso artículo, Paco, un paseíto por la historia de nuestra ciudad.

    Ah y quién no recuerda "La Meca De Los Pantalones"? La de veces que he ido acompañando a mi madre a comprar algún par para mi padre o para mí mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Claro que la recuerdo en Gerona/Bailén jeje.

      Eliminar
  2. Entrada muy buena, te felicito por el trabajo, esta es la triste y lamentable relación de esta ciudad con su arquitectura: una catástrofe. Recomiendo encarecidamente la lectura de “Alicante, la ciudad irreconocible” de Rubén Esquitino en El País del 8 de junio de 2014. Del catálogo de edificios relevantes de 1980, más del 30% se ha destruido. Una catástrofe además sin posible reparación, un drama con algunos actores principales: instituciones, arquitectos y promotores, con la complicidad de una ciudadanía meninfotista e indiferente. Una ciudad sin una burguesía cultivada y concernida con su patrimonio arquitectónico. Una ciudad repleta de paletos llegados en los cuarenta, cincuenta y sesenta a la tierra de promisión a montar chiringuitos para guiris y a hacer pela fácil con el ladrillo. Amigos es lo que tenemos. Ale, a tomar tinto de verano a las barracas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Pues sí es un artículo muy interesante e ilustrativo, pero a veces la gente es muy contradictoria. recuerdo haber hecho un comentario en un enlace con muchos "me gusta"de facebook a ese artículo y diciendo que sin embargo muchas de esas personas no habían dicho nada cuando se derribaron los silos de San Blas o los tinglados de la Estación de Madrid (150 años) nadie ha contestado.

      Eliminar
    2. Contradictoria es poco. No olvidéis que la destrucción de la ladera del Benacantil la salvó el TSJ en el último segundo de la prórroga. Alucinante: tres jueces en Valencia evitando un “Prestige” urbano alicantino. Gracias diosa Justicia, porque con esta tropa local…

      Eliminar
  3. Muchas gracias y muy bonito todo... Del siglo pasaooo
    Mira hoy en día en qué ha quedao. Creeme que siento ser una mosca cojonera. Ya entiendes... Tras Fogueres siempre estuvo el pueblo (quién es ese), la veina y el foguerer, la cuota... Hui?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Pues claro, del presente llevamos poquitos años, a ver si dentro de 30 haen otro artículo y las diferencias con las cosas bonitas no son muchas...

      Eliminar
  4. Gran artículo, especialmente las dos fotos del mercado central, me pasa lo mismo con fotos de familia de Benidorm donde se retrata gente y tengo que pasar la lupa para ver ciertos detalles de lo que hay detrás. Dan ganas de salir y sacar fotos de todo ¿quien sabe como estará en unos años. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues también, Benidorm seria un gran exponente de los cambios para hacer un artículo como éste.

      Eliminar
  5. Desde hace unos años lo que hay es mucho politiqueo y más de uno, de unos saragüells viejos se ha hecho un sostén para toda la vida.

    arturo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes razón: a veces parece que lo último sea la propia fiesta, pero en fin...

      Eliminar
  6. Me encanta el artículo y todas las fotos, pero en especial la de la plaza de Les Palmeretes, por que en 1966 aún vivía yo en esa plaza y me ha traído muchos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaah, pues me alegra muchísimo, un abrazo!

      Eliminar
  7. Muy buenas imágenes. Lástima lo del pasado que hemos perdido. Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo peor es que no aprendemos y la cosa sigue y sigue. Gracias a ti.

      Eliminar
  8. Qué bueno, una pena que este blog no pueda llegar a mucha gente mayor que se emocionaría como yo al ver sus calles y sus hogueras. Se agradecen las fotos y ojalá sea la primera de muchas partes. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, igual tienen nietos o sobrinos que les pueden echar una mano y enseñarles el artículo :) Muchas gracias a ti.

      Eliminar
    2. Por supuesto que se lo enseñaremos, aumentaremos el zoom para que los mayores vean bien las fotos y disfrutaremos escuchando sus recuerdos. Un saludo.

      Eliminar
  9. Magnífico, Alacantí, impagable tu labor. Por cierto, ver, nuevamente, el Edificio Bergé, me ha removido las tripas, por una parte, y una gran alegría por volver a verlo y recordarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es lo que pasa: recuerdos y penas, pero bueno, aquí estamos. Muchas gracias.

      Eliminar
  10. Que bonito todo , yo llegué aquí en 1971 , íbamos a verlas casi todas y como quemaban la de la Rambla recuerdo que las infantiles eran casi como las grandes de ahora , y cuando cantaban " A la llun de les fogeres etc y ver a la gente tan entregada cantando se nos saltaban las lágrimas de la emoción , no me sabia la letra pero decía lo que iba oyendo .
    Gracias Paco , recordar es volver a vivir .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era todo más sencillo y entrañable (lo primero es cierto, lo segundo no sé si es cosa de la edad) y yo creo que se vivía más de cerca, pero bueno...Muchas gracias a ti.

      Eliminar
  11. Magnífica mirada al escenario antiguo de les fogueres de San Chuan y en este caso el video musical debería ir al inicio de la entrada para poner esa maravilla con toques indio-arabes de la festa del poble y con ese fondo ver las fotos sin prisa. Gracias por todo ello y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quizás tengas razón, o que sonara durante la visita al artículo, cosa que se puede hacer, pero que no sé como hacerlo, jeje.

      Eliminar
  12. Me he quedado maravillado con est e artículo. Con la calidad de las fotos, con tus indicaciones y para rematar una de las piezas más hermosas de nuestra música (para mí la mejor): La festa del poble

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que alguien como tú que hace esas maravillas de Alicante 1850 me diga esas cosas me llena de alegría. Un abrazo Pedro.

      Eliminar
  13. ¡Qué grande Paco! Precisamente hoy estábamos hablando de lo difícil que debe ser para un dermatólogo (por ejemplo) tomarse una copa en un bar sin ver melanomas por todas partes. Igualmente otros sólo vemos edificios y calles en las fotos de antiguas hogeras. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, buen símil con los dermatólogos. Es verdad: no lo podemos remediar y todo lo demás pasa casi a un segundo plano. Muchas gracias.

      Eliminar
  14. Maravillosas fotografías de Hogueras de Alicante un documento único tanto de los monumentos fogueriles como del Alicante de aquellos años, realmente estupendo el reportaje.

    ResponderEliminar

Si tienes que decir algo...escribe aquí y gracias por tus comentarios.