jueves, 24 de mayo de 2012

EL MURAL (casi) ESCONDIDO DE LOS FARMACÉUTICOS

Y pongo el "casi" porque en realidad no está escondido, está al aire libre, en una fachada, todo el mundo lo puede ver pero...¿cuántas personas se han fijado en él? ¿cuántos viandantes han levantado la mirada para observarlo? pues no me atrevo a dar una cifra, pero si llega a un 1% ya es mucho. La razón lógica es que se encuentra en una calle que apenas sobrepasa los 5 metros de anchura y a bastante altura (calculo unos 7 metros en su parte baja).
Está exactamente en la calle Bendicho, sobre una de las fachadas del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la Provincia de Alicante que ocupa la totalidad de la pequeña manzana delimitada además por las calles Jorge Juan (por donde se accede al Colegio), Callizo del Marqués (más estrecho aún) y Gravina por donde se entra al hotel Tryp Alicante que también es propiedad de la institución colegial. El edificio se levantó a principio de los años 70, con una ejecución muy correcta y fachada aplacada en su totalidad de piedra caliza (a imagen y semejanza de su vecina Plaza del Ayuntamiento y del colindante dedicado a viviendas). Este aplacado, luego no se ha vuelto a repetir en las posteriores sustituciones de edificios del entorno.


Visión frontal y a nivel calle del mural.

Bocetos del autor.
Obra de José Gutiérrez Carbonell (1924-2002), artista alicantino que además de su labor escultórica en la ciudad de Alicante y otras de la provincia, también fue profesor de la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Orihuela. Desde su taller de la C/Garbinet realizó éste y otros murales y esculturas en diversos materiales.  A su fallecimiento, sus hijas donaron el material gráfico que poseían a la Universidad de Alicante que los ha catalogado y digitalizado y del que proceden los dibujos que complementan este artículo.
De dicho catálogo hay varios de temática farmacéutica, realizados entre 1973 (fecha del mural tema de esta entrada) y 1975 y que son bocetos para posibles encargos que el Colegio le hizo y seguro que alguno de ellos está en el interior del edificio.










Bocetos del fondo José Gutiérrez Carbonell de la Universidad de Alicante.
Volviendo al edificio en sí, es una pena que estando en tan buen estado de conservación (consecuencia de la buena ejecución y los buenos materiales empleados), tenga semejante aspecto en todas sus fachadas, lleno de cables eléctricos (fatalmente tiene un centro de transformación en el Callizo que propicia todo eso), de alumbrado público y teléfonos que recorren impunemente su fachada de color crema que libre de estos aditamentos (y de los muchos compresores de aire acondicionado) sería muy bonito. El Ayuntamiento debe de tomar cartas en el asunto urgentemente si queremos tener una ciudad guapa de verdad.

Fachadas del edificio a Jorge Juan, Callizo del Marqués y Bendicho.

 Y naturalmente la música le da un aire festivo al asunto. Tratándose de farmacéuticos, es evidente que las pastillas son una de las formas de administrar consuelo o remedio a muchos males. La verdad es que iba a poner "La pastilla del amor" de una tal Tata Golosa (la de los micrófonos), pero no, al final no he querido porque no sé exactmente a la pastilla que se refiere la señorita, así que he optado por "Me duele la cabeza" bella melodía cantada por X (la buscáis en el goear que yo aquí no la pongo jajaja).




5 comentarios:

  1. Como siempre, con tu blog descubriendo Alicante. Gracias por la información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu visita y tu comentario.

      Eliminar
  2. Suscribo todo el contenido de tu artículo, amigo EKK. Estoy contigo en que es un edificio poco conocido y, por contra, admirable. Buena ejecución y ganas de agradar por dentro y por fuera. Un buen edificio.
    Lo de los cables: "Pamatarlos". Lenidad, desidia, falta de ganas. Quizás si un día nos fuéramos a denunciarlo en algún Salvame de Luxe nos harían caso. Por cierto: ¿Y si se lo contamos a la Princesa del Pueblo, la Hestevan, para que nos ayude?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues igual Belén soltaba una de esas que dice ella y ponía derechos a todos, jeje.

      Eliminar
  3. Ramón Palmeral: por error he borrado tu comentario, lo siento. Pero sí, efectivamente era un gran artista.

    ResponderEliminar

Si tienes que decir algo...escribe aquí y gracias por tus comentarios.