sábado, 3 de septiembre de 2011

EL ENSANCHE: EDIFICIO ALIMAR

Se suele  llamar Ensanche a la zona comprendida entre los Paseos de Soto-Gadea-Marvá, y las avdas de Salamanca y Oscar Esplá y entre el Puerto y Benito Pérez Galdós, aunque estos límites no lleven necesariamente a la uniformidad en los usos de la zona a través de ltiempo, ya que si fue concebido para albergar viviendas, la verdad es que el uso ha sido bastante dispar ya que la zona más cercana a las estaciones de ferrocarril y al puerto, se convirtió en un polígono industrial. Surcado por el Barranco de Benalúa y por el ramal ferroviario de la estación de Madrid al Puerto y desde éste, hasta la de Murcia, fue cambiando su uso tímidamente en los años 60, siendo salpicado por algunos edificios de viviendas con una altura considerable (6-8 plantas), que sin embargo, conservaban en sus bajos la actividad industrial. No fue hasta finales de los años 70 cuando debido al entubamiento del barranco, la urbanización de Oscar Esplá, de Eusebio Sempere (entonces Padre Vendrell) y del resto de calles que aún estaban sin asfaltar, cuando la zona comenzó a tomar su carácter residencial.
Entre las avenidas que hemos nombrado y la de Loring, también había una refinería de petróleo, que al ser desmantelada, dejó una amplia superficie para edificar, si bien fue partida en dos por la prolongación de la C/Profesor Manuel Sala. Pues bien, en la zona más cercana a Oscar Esplá, se levantó Alimar.
Portada del folleto publicitario del Edificio Alimar

Anteproyecto del año 1974, de Juan Antonio García Solera, que preveía 3 torres de gran altura, con 7 viviendas por planta y con una distribución interior bastante extraña e irregular.
Una vez deshechado el proyecto de arriba, la empresa ULSA (la misma que levantó Alipark), proyectaba un edificio sobre los casi 10.000 m2 del solar, compuesto por dos edificios de 8 plantas y la diáfana de accesos, paralelos a Eusebio Sempere y otro de 15 en la conjunción de ambas. El espacio central quedaría libre para uso del edificio. Y aquí tenemos algunos aspectos del lujoso folleto a todo color que editó la promotora, para vender las 136 viviendas de la primera fase, además de grandes locales comerciales y multitud de plazas de aparcamiento en los sótanos.

Descripción del conjunto.

Vestíbulo de acceso y como atractivo (que no novedad), el acceso a la planta de zaguanes, mediante escaleras mecánicas.

Fachada a Eusebio Sempere.


Recreación de la cocina y el baño.

Plano de uno de los tipos de vivienda.
Pero la ley del mercado es implacable. Por las mismas fechas, salieron a la venta cientos de viviendas en la zona, todas ellas calificadas de "alto standing" y por lo tanto con precios bastante altos. Y la vaca no daba para tanto...El resultado en este caso en concreto, fue que solo se realizó la primera fase, la que hoy conocemos, es decir el ala de Eusebio Sempere/Prof Manuel Sala. El tiempo pasó y llegó el nuevo PGOU de 1987 con una nueva imposición: el resto de la manzana, se consideraba una unidad de actuación y el que quisiera edificar, tendría que hacer una plaza pública y además adecuar el edificio al existente, respetando sus servidumbres. Y así se hizo (como siempre descuidadamente, al dejar pequeñas diferencias de altura), en 1990 se completó la edificación y se abrió al público la plaza del Deportista Andrés Muñoz.


Fachadas de Alimar a la plaza y esquina con Eusebio Sempere.

Encuentro de los dos edificios.


Fachada del nuevo edificio a la plaza y a Eusebio Sempere.
Y para amenizar el artículo con música, pues se me ocurre hacer cantar a Luis Miguel y lo va a hacer con "Ahora te puedes marchar" mítica canción del grupo de ¡Madagascar! Les Surf , famosos en el mundo de habla francesa e hispana, que en los años 60 cosecharon una gran cantidad de éxitos.
El plano del anteproyecto de J.A. García Solera, está sacado del libro sobre el arquitecto de Justo Oliva Meyer.

7 comentarios:

  1. Magnifico solar, EKK, yo no pude pujar por él, pedían un precio que no podíamos pagar. Buen y nostálgico articulo. La música, como siempre, un diez.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Enrique. Pues yo nunca he entendido lo suficiente, la alta valoración que tuvieron entonces aquellos solares de la zona, supongo que con vistas al futuro, porque lo que era el presente de hace 30 años era bastante diferente, el entorno era muy inhóspito y hasta sucio. Y aunque ahora los niveles de urbanización son óptimos (o casi), la contaminación es brutal, tanto por el tráfico como por las descargas del puerto.

    ResponderEliminar
  3. Así es, EKK. Recuerdo que el día que se anunció la compra del suelo y la pronta construcción de El Corte Ingles de Churruca, no sé, sería por el 87/88, (+ -), las obras que se estaban construyendo en el entorno quitaron el cartel de VPO. La especulación que sufre, inevitablemente, el suelo en nuestras ciudades es como el que sucede con los valores de la Bolsa. Todo eso, inexplicablemente, es culpa de nuestra ley en el que da, (regala, mas bien), el 90, o el 100% de la edificabilidad a su propietario cuando no es él el que con acto o acción alguna lo haya merecido. Yo, desgraciadamente para mi, siempre he creído, (salvo pocas excepciones), en la socialización del suelo y eso, a estas alturas de mi vida profesional, ya no tiene mucha importancia el que yo lo diga y/o repita por donde voy, pero hace unos años era hasta peligroso para un profesional del medio tan metido en la "gresca del ladrillo" como a mi me tocó ser. Siempre fui mejor gerente inmobiliario que comparador de suelo, por eso no me tocó sufrir demasiado.
    He visto tantas injusticias en cuanto al indebido enriquecimiento de propietarios de suelo en mi vida que algún día podría hasta escribir un libro, pero no sé si podría quitarme los dedos de la boca, mientras lo escribiese.
    Termino diciendo que nunca entendí que la gente prefiera vivir en La Castellana antes que en Capitán Haya o, mas cercano, vivir en La Rambla, antes que en Belando, por ejemplo, pero es así. Contaminación, ruidos y todo lo que queramos no entender, si, pero la gente que compra casa prefiere vivir en Alimar antes que en Belando. ¿Quién tiene la culpa? - Seguramente una mala cultura sobre el habitat y una nefasta e injusta ley del suelo que permite el enriquecimiento injusto de quien nada ha hecho para que se le administre y/o regale su edificabilidad. La Necesariedad que la ley contempla, debiera llegar, siempre, al suelo de las nuevas viviendas, o eso creo. Lo demás, pura injusticia.

    ResponderEliminar
  4. Desde Valencia gracias por este blog y tu trabajo en él.

    ResponderEliminar
  5. Enrique: de acuerdo contigo. Jeje: si que era peligroso (con los jefes) lo de la socialización del suelo, sí.
    Jose: me alegra que te guste. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. q¿Que me dicen del angulo agudo entre alimar y la casa colindante
    constrida despues y que deja a numerosos vecinos de ambas urbanizaciones casi pegados?. Es de recibo que eso se aprobara por parte de urbanismo de Alicante en detrimento de los planes iniciales sibre la zona que delimitaban el nuevo edificio a la itad.?. Claro que el negocio es el negocio mas pisos mas ingresos y a los perjudicados que los..... Asi se comportan los urbanistas del mucicipio. ¿Alguien puede decir algo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo desde luego no puedo decir mucho porque no conozco el proyecto anterior. Solo sé, que decían que abarcaba la manzana completa, que paralelo a Óscar Esplá íba otro edificio como el de Eusebio Sempere y que en el vértice se alzaría una torre de 15 plantas, pero claro...cambió el PGOU y tuvieron que ceder la plaza pública que existe ahora y urbanizarla a cargo del promotor, cosa que antes no estaba contemplado. De todas formas, coincido contigo que ese ángulo interior no me gusta mucho aunque por lo visto a los que compraron en el edificio nuevo les dió exactamente igual.

      Eliminar

Si tienes que decir algo...escribe aquí y gracias por tus comentarios.