sábado, 28 de junio de 2014

¿Y SI ME ROBAN LA ROPA EN LA PLAYA? *

Es una pesadilla que todos hemos tenido, que algún día nos roben la ropa si vamos solos o en compañía de otros, cuando estamos en el agua (* OJO cuando digo playa, me refiero a una playa cualquiera, ni muchísimo menos a la de El Postiguet, cualquier playa de cualquier lugar del mundo sirve para ilustrar este artículo) dejándonos prácticamente como vinimos al mundo o casi. Sin ropa, sin dinero, sin llaves, sin documentación y lo que es peor ¡¡sin nuestro caro ipad o nuestra flamante tablet!! (por que sí, hay gente que se va cargada con esas cosas a la playa). La solución más inmediata es pedirle a la amable sra o al atento caballero que tienes al lado, que te eche un vistazo a tus cosas, pero ellos también se pueden despistar, así que lo definitivo es contratar una taquilla de esas que han aparecido este verano en El Postiguet (es la que yo he visto, no sé si las hay en las otras playas). Y si te quieres cambiar, pues también hay unas cortinas (las veo poco íntimas jaja, pero bueno).
Pero no es una cosa nueva, desde las primera décadas del siglo XX ha existido un servicio de consignas públicas o privadas, pero no en edificio exclusivo, sino como parte de otras instalaciones, como por ejemplo los (insalubres y peligrosos cuando yo los conocí) balnearios donde podías alquilar una cabina para dejar la ropa, bajar por una escalera llena de verdín y bañarte sin necesidad de pasar por la playa, luego ducharte y cambiarte de ropa "de calle".

En los primeros años 50 y bajo proyecto de Miguel López, se edificaron los pabellones de baños, compuestos por varios edificios, donde se podía dejar la ropa, ducharse y todo lo demás. Había sección de señoras, caballeros y familiar. El pabellón central era el restaurante y en la terraza se llegó a montar una especie de sala de fiestas decorada "exóticamente" con farolillos, cañizo y todo lo que se terció. Se llamaba Tronío. En la Albufereta también hubo otros, pero más pequeños.


Pero llegó la gran reforma de los años 67-68, donde desapareció la estación de clasificación de mercancías, los balnearios y e incluso los pabellones de baño que se sustituyeron por otros elevados sobre pilares y que en la segunda gran reforma de 1995 fueron derribados paulatinamente (primero los laterales y luego el central donde estaba el botiquín y el bar). Los servicios municipales fueron agrupado en el actual edificio que hay junto a la pasarela, pero las cabinas para cambiarse y ducharse desaparecieron.

Aunque pueda parecer un retroceso y que lo de antes era mucho mejor no lo creo. Cada época tiene sus necesidades  y antiguamente, entre la "moral" que impedía ir por la calle con ropa demasiado veraniega, las multas que se empezaron a poner por falta de decoro (sobre todo a las sras, claro) si iban con bañador aunque con alguna blusa por encima por las calles del centro y que los tejidos de esos bañadores eran más gruesos, con más tela y por lo tanto más difíciles de secar e incómodos de llevar húmedos hasta llegar a casa, justificaban la existencia de esas instalaciones.


Tarifas y cubículos de lona para cambiarse...
Las fotos de época tienen diversa procedencia, de Alicante Vivo, de El nostre Alacant d'antany y de Fco Rodríguez Valderrama.
Y la canción veraniega que quizás empezó con el fenómeno de "canción del verano" fue Cando calienta el sol, grabada por los Hermanos Rigual en 1961 y versionada cientos de veces hasta por Luis Miguel. Pero taigo una versión curiosa en español de Nancy Sinatra.

18 comentarios:

  1. Amigo Paco, Alicante es un manojo de recuerdos imposibles de acabar. Disfruto y mucho con tus fotos y palabras. Más aún con lo que se aprende y desprende de ellas. Pero no puedo, esta vez, dejar pasar el artículo sin hacer un comentario. ¿Recuerdas la estación de radio que había en los pabellones municipales?. ¡Toc, toc, "se hace saber que se ha extraviado un niño que responde al nombre de Pedrito. Lleva bañador azul y camisa.....!". O aquello de: "Se ha encontrado una niña que dice llamarse Mariloquesea y viste vestidito de color....". Junto al spiker había un municipal. Este se ausentaba cuando era requerido por algún problema. Era habitual el tirar las colillas encendidas en la arena. Si pisabas una, con lo sensible que es la planta del pie, saltabas de dolor. Eso ocurrió un verano por allá a los comienzo de los sesenta. Yo pisé alguna ante el regodeo del que la había arrojado. Mi padre era muy fuerte. Era conocido por el Capitá. Republicano hasta las trancas andaba de forma marcial por la orilla. Yo de su mano. Miguel el Capitá pisó una colilla y blasfemó en valenciano hasta aplacar el dolor en el agua. Nos secamos y vestimos y nos colocamos junto al funcionario que usaba el micrófono. El policía municipal acudió a un evento playero y el spiker dio el consejo de turno: "Controlen a los niños que juegan al balón en la orilla. No molesten a los bañistas". Al retirar la mano, mi padre sujetó la del sorprendido empleado municipal y sujetó su mano sobre el interruptor del micrófono: "¡Y que le salgan faroles en los cuernos a los que tiren colillas encendidas en la arena!" gritó mi padre. El consejo se escuchó en la playa y aledaños dado el volumen de voz y el buen servicio de altavoces municipales. Mi padre y yo salimos camino del Rabal Roig entre las risas del Capitá y el miedo del que escribe. Por ciero, mi padre se autotitulaba ALACANTÍ DE CORATJE.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    Eusebio Pérez Oca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja y bien que hizo, hace falta tindre mala llet!! y a veces se dejaban el micrófono abierto y se odía alguna conversación o incluso alguna burrada, jajaja. Otro abrazo para ti, Eusebio.

      Eliminar
  2. Aunque las fotos son estupendas (la de las casas frente al mar en la 4ª y 6ª son maravillosas), lo mejor es la explicación del porqué de los vestuarios, los tiempos cambian y con ellos la ropa, tejidos, moral, modas, costumbres,etc... muy acertado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y muy bueno el comentario de Eusebio Pérez Oca.

      Eliminar
    2. Muchas gracias y efectivamente el comentario de Eusebio es muy entretenido e ilustrador de lo cotidiano entonces en la playa (bueno: le ha faltado decir lo de las manchas de alquitrán en los pies jajjja)

      Eliminar
    3. Exacto, mi padre me enseño a quitarlas con las "bochas", restos de algas que tiene forma redonda y que el oleaje arrojaba a la orilla. Al llegar a casa había que usar aceite de oliva impregnando papel de periódico. Después agua y jabón. Pero lo mejor del Postiguet era las tardes-noches con la sandia y la fiambrera en el capazo. Y la buena gente. Como casi todos nos conocíamos intercambiábamos viandas y jugábamos, los niños, en la arena. No renuncio a mi ciudad ni a su historia. Gracias por recordarnosla día a día.

      Eusebiet d´Alacant

      Eliminar
  3. Increíbles fotos, Alacantí. La del 95 la sufrí pues vivimos durante varios años en Virgen del Socorro, sobre la Farmacia, un precioso lugar. Alicante, como otras grandes ciudades, ha perdido tanto y tanto que cuando veo tus imágenes ... ya sabes. Ah, en el 78, cuando llegué a Alicante, todavía se podía dejar la ropa en la Playa del Postiguet sin peligro. Ahora, casi cuarenta años después, me encanta y por contra, las vistas que ofrece el Cocó, bien temprano.
    Gracias y, ah, la música ... un 10, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo desde que tengo uso de razón recuerdo haber odio ami madre pedirle a la sra del al lado que por favor le echara un vistazo a la ropa. Muchas gracias a ti.

      Eliminar
  4. Prefiero la de San Juan precisamente por lo que Alacantí avisa y es que en Postiguet nunca me han robado nada y en la de San Juan una belleza me robo el corazón, enhorabuena por el artículo y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad es que a mi me gustan todas nuestras playas, cada una con su peculiaridad, pero es verdad que de pequeño solo íbamos a El Postiguet porque nos pillaba cerca y eso...une mucho.

      Eliminar
  5. toda esa zona debiera de tener un estudio relativo al proceso que ha sufrido en los últimos años. no es por nada sino que simplemente falta algo que recupere lo que fue esta ciudad (en todas está) algo como un centro-museo de la memoria incluyendo puerto y litoral con todos los cambios que se han llevado a cabo durante su existencia desde sus inicios a la actualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, un lugar donde ver claramente la evolución.

      Eliminar
  6. Yo hubiera puesto: Puturrú de fuá-No te olvides la toalla cuando vayas a la playa, pero la de Frank Sinatra está de lujo, buen artículo para empezar el verano. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. El caso es que me suena haberla puesto no hace mucho...

      Eliminar
  7. Sin el Meliá y sin los “rascacielos” de Virgen del Socorro, el Postiguet sería la mejor playa urbana de Europa de largo y estaría en el top ten del mundo para ciudades de su tamaño, pero como dice Tarragó: Alicante ha perdido “tanto y tanto”. Efectivamente, ha destrozado todo lo razonablemente destrozable. Irrecuperable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sigue siendo una muy buena laya, pero evidentemente a los edificios del Raval les sobra 5 plantas a cada uno y el Meliá sobra todo.

      Eliminar
  8. hola buenas tardes ,
    quería comentarles que esta muy bien la instalación de estas taquillas en las playas , pero nadie les explico a esta empresa que.
    hay un chico discapacitado que tiene una patente y presento este proyecto en el ministerio de medio ambiente de Madrid.... por lo tanto están plagiando una patente a un discapacitado y el ayuntamiento lo esta consintiendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, de ser así debería informar al Ayuntamiento y reclamar sus derechos, ¿no?

      Eliminar

Si tienes que decir algo...escribe aquí y gracias por tus comentarios.