jueves, 26 de diciembre de 2013

COMO NUEVA 38: LA MANZANA DE LOS MILITARES

Y por fin, después de la Guerra, se fue completando la urbanización de la zona de la Muntanyeta, culminando un ansia ciudadana que desde años atrás veía como un obstáculo la existencia de ese pequeño promontorio, las fortificaciones existentes y sobre todo un modesto barrio sin las condiciones de salubridad pertinentes. La solución que entonces era lógica, era esa: expropiar y derribar. El resultado fue una amplia zona de terrenos con dos grandes propietarios: el Ayuntamiento y el Miniterio de Defensa. Se trazaron alineaciones y comenzó el baile de permutas, cesiones y ventas de unos y otros, habilitando una plaza donde iban a estar presentes el poder religioso (Obispado e Iglesia de Nuestra Sra de Gracia) y estatal  (Obras Públicas, Hacienda y Gobierno Civil), las calles se planearon para conectar las existentes a ambos lados.
Pues bien, en el entorno, nos encontramos con la manzana delimitada por las calles Ángel Lozano, Pascual Pérez, Alvarez Seréix y Teatro, propiedad de los  nombrados antes. El Ayuntamiento y con una burocracia increíble por ambas partes, acordó ceder al Patronato de casas Militares en sesión del 3 de marzo de 1944, la superficie de 2.206,45 m2 correspondientes a parte de esa manzana. Y sobre esa superficie se hizo el primer proyecto que es el que muestro aquí. El resto iba destinado al Gobierno Militar, pero al final se destinó todo para viviendas tal y como lo conocemos ahora.
Recreación de la fachada en el proyecto.

El edificio proyectado por los arquitectos Gordillo y Niubó y el ingeniero Asensio (todos militares) se dotó de un magnífico patio de manzana ajardinado, con fuentes y paseos. Dada la diferencia de cota entre un extremo y otro y queriendo conservar la línea de cornisa en un mismo nivel, lo que en la C/del Teatro es una planta baja, en Pascual Pérez es un semi-sótano y por lo tanto esa zona se dedicó a trasteros, instalaciones e incluso a viviendas de servicio con fachada principal al soleado patio. El lenguaje decorativo de fachadas e interiores responde a la vuelta atrás que supuso el resultado de la contienda.

Estado anterior a la rehabilitación.
 Plano general de la zona, donde se ubica la parcela original que después se amplió a toda la manzana tal y como la conocemos hoy.



Plano de conjunto, dos tipos de viviendas donde se vuelcan los salones al gran patio y sin embargo hay muchas cocinas y baños a la fachada de la calle. Detalle de puerta del zaguán.
Render de un zaguán. Por lo que parece, el dibujante supuso que se instalaría ascensor, cosa que no ha ocurrido hasta hace un par de años.




Diversos aspectos de las obras, donde intervinieron varias empresas. 
La fachada de la C/del Teatro, fue la primera que se rehabilitó. Circunstancias que desconozco hicieron que se parara la actuación y cuando se retomaron los trabajos, se optó por un color distinto al empleado tal y como se observa en la última foto con la diferencia de tonos entre una y otra.

No solo se pintaron las fachadas, la actuación fue mucho más amplia, con sustitución de aplacados y tejas tal y como se refleja en estas fotos de la empresa Renovak y en su página web.

Diferencia de color entre las dos fases de las obras y que por supuesto, luego fue igualado.


Bueno y hasta aquí la rehabilitación de los "pabellones" para jefes y oficiales del Ministerio del Ejercito. Claro, la música que toca es militar y como no me gustan las marchas puras, pues elijo ésta de Marujita Díaz que es combinación con pasodoble. El original data de 1919 de la revista Las Corsarias...Si os apetece verlo, pincháis sobre el nombre.



14 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Una maravilla de post, haces siempre un gran trabajo dando a conocer en muchas ocasiones aspectos de nuestra ciudad que desconocíamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, muy amable. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  3. Yo conozco el edificio por dentro (y obviamente por fuera, jeje) y es muy chulo. El trabajo de la entrada como siempre impresionante, y cómo se lo curraban los delineantes de entonces!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, debían de saber además dibujo artístico que es esencial para este estilo de edificios. Ya hubiera querido yo entrar aunque sea en el patio...

      Eliminar
  4. Magnífico, Paco Paco. Y pensar que un mal día me llegaron a ofrecer el edificio como solar completo porque aseguraban el derribo en la compra. Ay, Deu meu.

    ResponderEliminar
  5. Ah, se me olvidaba ...Banderita es ++++++++++++++++++++++++

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Enrique. Pues sí, menos mal que para derribar tenia que firmar hasta el último propietario y eso en 70 (creo) es un tanto dificil.

      Eliminar
  6. Siempre me ha gustado la casa y me ha dado cierta envidia porque esta muy centrica. Felicidades por el blog que no conocia, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida y espero verte más veces por aquí.

      Eliminar
  7. me he encontrado este blog. por casualidad y me parece c,urioso por lo menos me trae buenos recuerdos de cuando iba muy a menudo a Alicante la tierra de mi madre y abuelos todo muy bien explicadito me encanta verlo saludos desde Sevilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra mucho que te traiga buenos recuerdos y se agradece tu visita. Saludos desde la "terreta".

      Eliminar
  8. Me encanta , ese edificio sobre todo porque yo nací en el ,y pasé los mejores años de mi vida entre sus muros de piedra,su precioso patio ajardinado,los niños podíamos jugar en la calle,y frecuentabamos , los tres paseitos ,consecutivos hoy plaza Montaneta , entonces plaza del caudillo .Aunque después mis padres,se trasladaron a Maisonnave ,un piso moderno y con todas las instalaciones de lujo, y yo a Marvá cuando me casé, no dejo de sentir añoranza y nostalgia, cuando paso por la calle del teatro,siempre levanto mi mirada ,es mi homenaje a ese entrañable lugar en el que nací , y viví tan feliz. Nunca hay que olvidar nuestrjas raíces, claro que en mi caso,es un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra haber contribuido a revivir tu infancia feliz en el edificio. Un saludo.

      Eliminar

Si tienes que decir algo...escribe aquí y gracias por tus comentarios.