jueves, 22 de noviembre de 2012

LA CASA MANERO

Si pudieramos transportarnos al año 1930 (por ejemplo) a la puerta de lo que hoy es el Banco de España (por ejemplo) en la Rambla, nos creeríamos que estábamos en otra ciudad. No solo por la sustitución de edificios, sino porque el trazado de la entonces principal arteria de nuestra ciudad, no se parecía en nada a lo que es ahora: no existían las calles de los Tenientes Álvarez Soto, ni Coronel Chápuli, la plaza de San Cristóbal era bastante más pequeña y escondida detrás de las calles Santísimo Cristo, León y Aliaga (desaparecidas), había una calle llamada Padilla entre Altamira y San Fernando, La Rambla acababa en el Portal de Elche y por supuesto no llegaba a Alfonso el Sabio, porque solo se podía subir por la calle Liorna (actual López Torregrosa). Y ésto último pasaba porque enmedio, presidiendo nuestro antaño paseo-salón, estaba la Casa de Manero, concretamente de Evaristo Manero Pineda, famoso médico alicantino, familia de una extensa saga de médicos, abogados y otras profesiones, que a su vez estaban emparentados por matrimonio con otras personas de la alta sociedad alicantina.

Foto a pie de calle de la Casa Manero y su mirador circular con cúpula en la esquina de la C/Liorna. Foto gentileza de Federico Navarro Serra a través de Carles Vela.
Croquis de la zona, extraído del libro de A.Martínez Medina, Arquitectura de la ciudad de Alicante.


La famosa casa, era el nº 1 de la calle Zaragoza, aunque por Liorna y por Artilleros, también tenía fachada y un amplio jardín arbolado, con caballerizas y garaje. Pero el progreso (mal o bien entendido, eso ya es otra cosa) se la quería llevar por delante, junto con muchas otras construcciones, como por ejemplo la de la familia Biosca (de la famosa agencia de transportes La Veloz Biosca) que vivía en el nº 3 de Zaragoza y después de numerosas gestiones y años y años de valoraciones contradictorias y de pleitos, se aprueba definitivamente la expropiación el 15 de noviembre de 1952, de la casa por la que se pagaría 728.624 pts. Estas decisiones, provocaron serios problemas en la familia, porque el alcalde Francisco Alberola Such, estaba casado precisamente...con una de las hijas y herederas del sr Manero. Pero dicha cantidad fue recurrida, incluso con una carta de Isabel Manero a Franco , lo que motivó que la cantidad fuera elevada a 1.077.853,69 pts, (una suma muy grande para la época) que fueron entregadas a Irene, Isabel, Rafaela, María, Mélida, Evaristo y Juan José Manero Carratalá herederos de D. Evaristo.

Como siempre digo, las fotos de las hogueras, además de deleitarnos con los monumentos en sí, nos dan una información valiosísima sobre el entorno. En estos casos de 1968 con la hoguera "Mundo loco" y 1969 con el "El agua", ambas de Agustín Pantoja Mingot, ya vemos como se rellena el último hueco del tramo final de La Rambla,  a cargo de...el Edificio Manero (ignoro si es/era propiedad de la familia protagonista o si simplemente se trataba de un homenaje al lugar). Ambas imágenes pertenecen a J. Alcañiz y son de la exposición "Fogueres en el record" que organizó la hoguera Gran Vía-Garbinet. Los datos de las hogueras y los años, son gentileza de D. Armando Parodi
Fachada actual del Edificio de oficinas llamado Manero.
Foto de conjunto actual.
Y el sonido de la entrada, va a ser a cargo ni más ni menos que del Dúo Dinámigo (para que luego no digan que no soy moderno, jajaja) y su "Lo nuestro terminó"
Los datos de expropiaciones y familiares de los Manero, han sido extraídos del libro Alicante, un rinconcito en el cielo de D. Tirso Marín Sessé.
 

 

7 comentarios:

  1. Una que se va a 1930, ahora vuelvo. Gracias por escribir y mostrar esa Alicante añeja pero preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti bonica. Y ya contarás, ya; que tú tienes arte para contar eso, aunque sea ficción, seguro que te sale muy bien.

      Eliminar
  2. Ay pena, penita, pena ... esa es una canción que acompañaría muy dignamente a esta entrada, amigo EKK. Recuerdo que una noche, tomando unas copas con un amigo, hace mil años, en el desaparecido Las Vegas, éste se acababa de enterar que su mujer lo dejaba porque le habían descubierto un amorío con la chica que se sentaba en la mesa del despacho de al lado del del Delegado de una importante empresa inmobiliaria madrileña, que era el suyo. El me dijo una frase que no se me olvidará nunca: ¿Enrique, como hemos podido dejar que las cosas hayan llegado hasta aquí? - Y me costó un par de copas más saber que él a quien estaba inculpando era a mi por no haberle sabido abrir los ojos a tiempo. Yo no tuve la suerte de conocer el Edificio MANERO, es más, ni siquiera sabía que había existido de no ser por este magnifico artículo, pero ahora yo, sin saber muy bien a quien y donde, le haría la misma pregunta que esa noche me hizo mi amigo.
    Perdona la extensión, amigo, pero .............., en fin.
    La música y la procedencia, terriblemente nostálgica y moderna a la vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo tampoco conocí el Edificio y hoy en día supongo que me hubiera opuesto a su derribo sobre todo por el jardín (al parecer con grandes árboles) que tenía detrás. Pero igual que tú no tuviste la culpa de no saber cambiar el destino de tu amigo, nosotros entonces tampoco la hubéramos tenido de nada: no elegíamos a nadie, era todo impuesto. Ahora sí, tenemos la culpa de todo. O casi.

      Eliminar
  3. El edificio que hoy tiene oficinas de la C.V., ¿era de oficinas en aquellos años? Llamativas las publicidades en los balcones, con marcas de los patrocinadores, supongo, de la hoguera.
    A Alicante le han tenido poco respeto con esos derribos porque parecería que Valencia mantuvo más el tipo con sus palacetes.
    Un millón de pelas... Hace veinte años con 4 kilos te comprabas un piso, que no se quejen los Manero...:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el edificio lo hizo la Caja de Ahorros Provincial (propiedad de la Diputación) y reservó para sus oficinas la planta principal y la entreplanta y para biblioteca, sala de exposiciones y salón de actos la 11ª y la 12ª, el resto lo alquiló para oficinas, la cafetería que se ve en la foto y hasta una sala de fiestas muy curiosa en el piso 13 y la terraza. Naturalmente las oficinas más caras eran las del chaflán porque eran las más grandes y además podían poner su publicidad (que se veía desde toda la Rambla). No tenían que ver nada con la hoguera.

      Eliminar
    2. Este palacete hubiera desaparecido igual en Valncia: allí también se ha perdido mucho, lo que han conservado (como en Madrid) son los grandes edificios con muchas plantas de pisos y muchos inquilinos difíciles de desalojar. Aquí (excepto el Bergé) todos tenían 3 o 4 alturas y en cambio el PGOU permitía hacer 11 y por lo tanto resultaba rentable, pero allí que ya tenían las 11 ¿para qué?. Siempre me acuerdo que un piso en el último edificio (1ª foto de color) costaba unas 300.000 pts y supongo que sería en 1962. Las casitas de la Ciudad de Asís, creo que estaban por 50.000 pts en 1950, o sea que comparando, esa cantidad fue muy grande...

      Eliminar

Si tienes que decir algo...escribe aquí y gracias por tus comentarios.